5 Causas de las Venas Protuberantes y Por Qué Debe Tratarlas

Las venas protuberantes son un síntoma que puede ser provocado por varias afecciones médicas. Los casos leves pueden no suponer más que un problema estético. En otras ocasiones, las venas protuberantes pueden ser señal de un problema más grave. Busque inmediatamente atención médica si experimenta una hinchazón súbita de las venas, acompañada de cualquiera de los siguientes síntomas:

Escasez de aliento

Dolores en el pecho

Úlceras cerca de las venas

Esto podría ser señal de un trastorno vascular periférico o de un coágulo de sangre. Si está preocupado por sus venas protuberantes, contacte con un médico para un diagnóstico adecuado y para conocer las diversas opciones de tratamiento.

Causas de las Venas Protuberantes

Venas Varicosas: Las venas varicosas y los capilares rotos son una causa común de las venas protuberantes. Las venas varicosas a menudo son de color azul o morado oscuro y tienen un aspecto abultado o retorcido. Se forman con mayor frecuencia en las piernas y los pies, pero pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Las venas varicosas también pueden producir dolor después de haber estado largo tiempo de pie o sentado. Los capilares rotos son una versión más moderada de las venas varicosas. Al igual que éstas, pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque se ven con mayor frecuencia en el rostro.

Insuficiencia Venosa: En el interior de cada vena hay una serie de válvulas que evitan que la sangre retroceda. Si el funcionamiento de las válvulas falla y las paredes venosas se han debilitado, la sangre puede acumularse en el interior de la vena. Esta condición se denomina insuficiencia venosa. Suele afectar a las venas profundas del interior de la pierna, pero también puede hacer que las venas más cercanas a la superficie se hinchen (venas varicosas).

Embarazo: Uno de los principales factores de riesgo en el caso de las venas varicosas es el embarazo. Durante este periodo aumenta la presión sobre las venas, dificultando la vuelta de la sangre al corazón. En consecuencia, el volumen total de sangre en el cuerpo es mayor durante el embarazo. Todos estos factores pueden conducir al desarrollo de venas varicosas protuberantes.

Edad Avanzada: Las paredes de las venas contienen un tipo de músculo que ayuda a impulsar la sangre de vuelta al corazón. A medida que se envejece, las paredes de las venas pueden debilitarse y perder elasticidad. Esto permite que la sangre se acumule, provocando venas protuberantes.

Tromboflebitis: Cuando se forma un trombo, o coágulo de sangre, en el interior de una vena, puede a veces hacer que la misma se hinche. El coágulo de sangre suele presentarse en la pierna, aunque también puede formarse en una vena de un brazo, o en el cuello. Esta condición puede afectar tanto a las venas profundas como a las de la superficie. Si un coágulo de sangre dentro de una vena profunda se desprende de la pared venosa, la sangre puede transportarlo hasta los pulmones, donde puede provocar una embolia pulmonar, una afección que a menudo resulta mortal.

Tratamientos para Venas Protuberantes

Hay varios tipos de tratamientos para venas protuberantes. Una vez identificada la afección subyacente, su médico puede ayudarle a escoger el mejor tratamiento.

Las venas varicosas que se desarrollan durante el embarazo a menudo desaparecen por sí mismas transcurridos entre tres meses y un año del parto.

En otros casos, las venas varicosas pueden tratarse mediante:

Cambios en el Estilo de Vida: Vivir una vida más sana a menudo reduce la gravedad de las venas varicosas. Esto incluye comer de forma saludable, vigilar el peso, hacer ejercicio de forma regular, evitar permanecer de pie o sentado durante largos periodos y poner los pies en alto con frecuencia.

Medias de Compresión: Estas medias ayudan a las venas y a los músculos de las piernas a devolver la sangre al corazón. Actúan mediante la aplicación de presión constante en las piernas y pueden adquirirse en la mayoría de las farmacias y tiendas de suministros médicos.

Escleroterapia: Durante este tratamiento, un médico inyectará una solución especial en la vena. Esto hará que las venas formen tejido cicatricial y se cierren. Esto no perjudica a las piernas, ya que el flujo de sangre se redirigirá a venas cercanas todavía saludables.

Cirugía Láser: Durante este tratamiento, un cirujano cierra los capilares rotos y otras pequeñas venas varicosas con ráfagas de luz láser. Esto hace que las venas varicosas se difuminen lentamente y desaparezcan. Esta cirugía no requiere incisiones (cortes) ni pinchazos con agujas.

Extracción de Venas: Durante esta cirugía, un médico extrae las venas varicosas a través de varias pequeñas incisiones en la piel. El flujo de sangre no se verá afectado, ya que la sangre puede fluir a través de otras venas cercanas saludables.

Flebectomía Ambulatoria: Este tratamiento es similar a la extracción de las venas. El cirujano realiza varias pequeñas perforaciones en la piel y extrae la vena varicosa a través de dichos orificios. Este procedimiento puede realizarse en una clínica ambulatoria.

Cirugía Venosa Endoscópica: Cuando las venas varicosas son más graves, como en el caso de las úlceras en las piernas, un cirujano puede decidir utilizar la cirugía endoscópica. Esto implica la inserción de una minúscula cámara de vídeo en la pierna a través de una incisión. A continuación, el cirujano extrae la vena varicosa a través de varios pequeños cortes.