Venas Protuberantes en Brazos y Manos

Si está al tanto de las noticias de los famosos, habrá advertido que muchas estrellas, como por ejemplo Madonna y Angelina Jolie, tienen venas protuberantes en los brazos y las manos. Puede preguntarse si hay algún problema físico tras ellas, y la razón por la que se hinchan estas venas.

En realidad, las venas protuberantes, también denominadas “vascularidad” en los círculos de fisicoculturismo, pueden tener una variedad de causas, tanto graves como benignas.

Causas benignas de la vascularidad

Poca grasa corporal

Una de las razones benignas por las que las venas de las manos o los brazos de una persona sobresalen de la piel es tener un porcentaje reducido de grasa corporal. Otra razón para esas venas protuberantes en manos o brazos puede ser que dicha persona levanta pesos. De hecho, en los círculos de levantamiento de pesos y fisicoculturismo, la vascularidad es una señal de éxito: quiere decir que se ha perdido suficiente grasa bajo la piel como para que las venas (y los músculos) se hagan altamente visibles. En el mundo del fisicoculturismo, la vascularidad indica el éxito. La vascularidad, junto con la clara presencia de fibras musculares, o “estriamientos”, bajo la piel, puede ser un aspecto muy buscado por estos deportistas.

Así pues, ¿qué quiere decir cuando alguien que resulta evidente que no es un culturista tiene venas protuberantes en manos o brazos? Podría simplemente significar que tienen muy poca grasa cultural. Esto podría ser debido al ejercicio o a la dieta, o a una combinación de ambos. También es posible que una persona sea de constitución muy delgada de forma natural.

Si bien es cierto que no es saludable que el porcentaje de grasa corporal sea demasiado reducido, también lo es que no puede determinarse con exactitud el estado de salud de una persona basándose sólo en el nivel de grasa corporal. Sin embargo, si usted es una persona delgada y le preocupa la apariencia de las venas de sus manos o brazos, consulte con su médico para descartar cualquier problema de salud relacionado con la vascularidad que pueda requerir tratamiento.

Edad y genética

A medida que se envejece, las venas de las manos se hacen más visibles. Además, las venas de algunas personas son más visibles de forma natural. Esto podría deberse a la pigmentación de la piel, la distribución de la grasa corporal, o una variedad de otros factores genéticos. En la mayoría de los casos, las venas visibles en las manos no son señal de una afección médica ni de ningún otro problema. No obstante, si advierte que sus venas parecen mayores o más visibles de lo habitual, debería comentar el cambio con su médico.

Causas graves de vascularidad

Afecciones vasculares

Hay varios tipos de afecciones vasculares, incluyendo la trombosis venosa profunda y el trastorno vascular periférico, que se caracterizan por los fallos de funcionamiento de los vasos sanguíneos o linfáticos, lo cual provoca una obstrucción del flujo sanguíneo.

En el caso de las manos y los brazos, podría producirse una obstrucción en los vasos sanguíneos y linfáticos del brazo, o en uno de los vasos de mayor tamaño que alimentan a los vasos del brazo, como los vasos que hay junto a la clavícula. En otros casos, podría haber una obstrucción en los vasos próximos, como la arteria carótida, que podría provocar una hinchazón del vaso y la compresión de los vasos circundantes.

Causas de las afecciones vasculares

Las afecciones vasculares tienen varias causas, incluyendo:

Lesión en los vasos sanguíneos

Edad

Otras enfermedades, como la diabetes o la hipertensión

Genética

Inactividad física

Tabaco

Síntomas de las afecciones vasculares

Además de las venas protuberantes, las personas con una afección vascular en los brazos podrían experimentar:

Una sensación de pesadez en los miembros

Cambios en la piel de los brazos o las manos, como una decoloración

Heridas que no se curan

Debilidad muscular

Dolor y movilidad reducida

Dependiendo de la ubicación y gravedad de la afección vascular, también podría experimentar síntomas en otras partes del cuerpo, como por ejemplo:

Fatiga

Escasez de aliento o dificultades respiratorias

Si advierte cualquiera de los síntomas anteriores, consulte con su médico.

Diagnosis y tratamiento de enfermedades vasculares

Las enfermedades vasculares suelen diagnosticarse mirando los vasos sanguíneos con una máquina de creación de imágenes, como un angiograma o un ultrasonido. El médico puede además realizar pruebas físicas, como el ejercicio de la cinta de andar, o medir y comparar la presión sanguínea en diferentes partes del cuerpo.

Las enfermedades vasculares suelen tratarse deshaciendo la obstrucción del vaso. Esto puede hacerse tanto insertando un dispositivo para mantener abierto el vaso sanguíneo y eliminar el bloqueo, como mediante la eliminación del segmento obstruido o dañado del vaso. El método utilizado por su médico dependerá de la ubicación y de la gravedad de la obstrucción.